Televisión nacional mata a red social

La realidad político-social de Venezuela se ha visto expuesta en espacios digitales durante los últimos años gracias al surgimiento, uso y abuso de redes sociales, lo cual ha permitido que la información que se genere sea difundida en tiempo real. Dicha información va casi siempre acompañada de “#hashtags” que facilitan la clasificación y el posicionamiento del contenido como tendencias mundiales, logrando colocar a nuestro país en los primeros lugares del panorama informativo 4.0. En palabras más adecuadas, se podría decir que #SomosTrendingTopic. Estudios realizados y publicados en la web www.tendenciasdigitales.com indican que la penetración de internet en Venezuela, durante el año 2016,  alcanzó el 50%. A su vez, los venezolanos somos quienes más utilizamos redes sociales (Facebook, Twitter e Instagram) en todo el continente.

Con todo lo anteriormente dicho, cualquiera que viva fuera del territorio nacional podría creer que nuestro país goza de una avanzada plataforma tecnológica digital y de una libertad de expresión envidiable pero… nada más alejado de la realidad.

La sobrevaloración del poder comunicacional de los medios digitales ha hecho creer que por el hecho de postear y repostear contenido acerca de lo que se ha vivido en las calles venezolanas durante las últimas protestas, se puede tumbar el gobierno. No, señores. Yo también quisiera que fuera así pero no. Celebro que al menos tengamos y usemos estas herramientas en contra del régimen, pero seamos realistas, ellos también cuentan con los mismos y muchas más. Parto de esta tajante opinión para recordar la importancia que tienen los medios tradicionales de difusión masiva en un contexto tan caótico y tercermundista como el venezolano para acabar con gobiernos opresores. Ojo, sin restar importancia a los medios digitales, aclaro.

El nivel de penetración de los canales de televisión (privados y públicos) en el grueso de la población nacional es sin duda alguna mayor que al de los medios digitales, por eso la necesidad de los primeros para la verdadera masificación del mensaje. En Venezuela la contención y/o liberación de las masas populares siempre ha estado determinada por el poder de los medios. Basta con introducir “11 de Abril de 2002” en cualquier buscador web para una buena referencia. Quien controla los medios, controla las masas. En un criollismo: televisión nacional mata a red social. #NadaNuevo

Al respecto, el estudio sobre “Penetración de Medios de Comunicación Social y Redes Sociales en Venezuela (2016)” publicado anualmente por Hinterlaces (hinterlaces.com), arrojó que “el 54% de los consultados prefieren la TV nacional, regional y por cable para informarse antes que usar medios digitales.

Hagamos un ejercicio de imaginación: ¿Qué hubiera pasado si las multitudinarias manifestaciones de la oposición con sus respectivas -y nefastas- represiones de los organismos de seguridad del estado, hubieran sido transmitidas por Venevisión, Televen y Globovisión? ¿Qué estaría pasando en el país si en cada noticiero se difundiera -sin censura- la realidad venezolana de los últimos días? ¿Qué pasaría si en vez de selfies tuviéramos más reportajes gráficos en los diarios de circulación nacional?

La batalla por la libertad de Venezuela  (también) se libra en los medios de comunicación tradicionales.

 

  • Pin this page
  • Share this on WhatsApp
  • Share this on tumblr

comments