Doctor Who es una serie británica de culto. Tiene taaanto tiempo en la tele que los primeros actores ya murieron. Es un programa ciencia ficción, producido y transmitido por la BBC desde 1963. Se trata de un Timelord (la gente que viene del planeta Gallifrey) que tiene el poder de viajar a través del tiempo y el espacio. Este pana siempre llega dónde (y cuándo) hay algún rollo que amenaza la existencia de la Tierra.

El show tuvo un quiebre en el año 89 y decidieron retomarlo en 2005: ha tenido en total 36 temporadas exitosas y tiene el récord mundial de más episodios emitidos para una serie de ciencia ficción; además de una película, varios especiales y más de cinco spin-offs. En la historia de la televisión, ha mantenido un estándar de producción y diseño muy altos, y criado a tres generaciones de fanáticos..

 

¿Por qué estamos hablando de esta mariquera? Desde el año pasado el internet (al menos el que yo leo) se ha vuelto loco con el tema de la próxima temporada, a estrenarse este domingo 7 de octubre, porque su nueva protagonista es, por primera vez, una mujer.

La BBC lo anunció con un teaser en la televisión europea durante el medio tiempo de la final del mundial…. nada más imaginen el peso de la serie:

 

Los escritores de Doctor Who la pegaron con la fórmula para la longevidad: cuando el Doctor es herido de muerte, pasa por un proceso de regeneración en el cual toma una nueva forma humana. Cambia de gustos, personalidad y vestimenta; pero mantiene su misión, visión y valores y su coqueto acento inglés. El Doctor de Matt Smith, por ejemplo, lo primero que hizo fue probar un montón de comida para ver qué le gustaba. Hizo ejercicio, besó hombres y mujeres, trató de cantar… esta parte es siempre cómica y humanizante.

Por primera vez esa reencarnación capaz también se revisa debajo de la camisa y dice “epa…esto es nuevo”. El concepto de una Doctora se había discutido desde 1981 con sugerencias de varios directores y guionistas, un consejo en que la BBC nunca consintió por temor a pérdida de ratings. En tiempos de la primera serie se consideró a Judi Dench y Helen Mirren ¡El año pasado se consultó a Tilda Swinton! Hasta consideró zarpar de la isla en búsqueda de un nuevo Doctor. Al final se decidieron por Jodie Whittaker, probablemente para no salirse del acento inglés.

Jodie Whittaker dijo en su declaración junto con el anuncio de la BBC:

“I want to tell the fans not to be scared by my gender. Because this is a really exciting time, and Doctor Who represents everything that’s exciting about change. The fans have lived through so many changes, and this is only a new, different one, not a fearful one”.

No era algo imposible: durante sus viajes, el Doctor se había topado con otros Timelords que anteriormente habían sido Timeladies. De hecho, en un capítulo presencia la transformación de un amigo blanco en una mujer de color. También está muy claro que su némesis, The Master, cambia de género prácticamente a voluntad… lo que genera un romance burda de extraño con el Doctor encarnado por Capaldi.

Los die-hard de la serie argumentaron que el personaje del Doctor siempre estuvo diseñado para un hombre. Entre sus argumentos para trollear alegan que los acompañantes originales eran siempre mujeres atractivas que contrastaban con un hombre mayor; pero el remake le ha dado mucho campo a la serie para quebrar estos cánones. Desde el 2005 los Doctores han sido jóvenes y atractivos (para estándares ingleses, al menos) y han incurrido en intereses románticos con sus companions.

Los ejemplos más progresistas de inclusión pueden ser las historias de Jack Harkness y Bill Potts, personajes homosexuales recurrentes que se expresaban con libertad y en muchos casos sus inclinaciones daban forma a la historia.

Aparte de éste cambio tan boleta, al final de la décima temporada varios integrantes importantes del equipo de producción aprovecharon el milestone para retirarse con la cabeza en alto. Quedaron abiertos puestos como la dirección musical, guionistas y el showrunning: Al principio del 2017 renunciaron el icónico escritor Steven Moffat, el Doctor del momento, Peter Capaldi, y el compositor Murray Gold. Todos estos cortes con la rígida producción anterior han hecho de este estreno algo delicado, con un buzz que sin duda la BBC supo aprovechar.

El nuevo director, Chris Chibnall, dijo en 2017 cuando se le preguntó por qué no trabajaban con una mujer:

“Nothing is ruled out but I don’t want the casting to be a gimmick and that’s all I can say”

Es una manera de decir que no se escogió a una mujer solamente por ser mujer y así complacer al movimiento feminista; se escogió porque dio la mejor audición. Zoe Williams, del periódico Guardian, escribió que la decisión es la diferencia entre tolerar la modernidad y encarnarla.

Esta temporada tendrá diez capítulos y, por primera vez, será transmitida los domingos (otro cambio grande aunque no lo parezca). Se tardó medio año más de producción que cualquiera de las anteriores y tengo fe en que va a valer la pena.

comments