#UnaPajaPorLaVida

La donación de semen se ha convertido en la alternativa más eficaz para el surgimiento de nuevas familias dentro de la sociedad moderna. Gracias ella y a otras tecnologías reproductivas, parejas con problemas de fertilidad, parejas homoparentales, mujeres y hombres solteros, han podido, finalmente, traer al mundo a sus hijos. En países europeos, el altruismo genético lleva años consolidado como alternativa para la reproducción humana, tanto es así que Dinamarca ocupa el sitial de honor en cuanto a donantes de semen, incluso, ya se habla sobre la nueva generación de “hombres vikingos” debido a la cantidad de nacimientos de niños alrededor del mundo, fecundados por el semen de jóvenes daneses.

En Venezuela existen, y funcionan desde 1974, clínicas especializadas en fecundación asistida, aunque con baches legales en cuanto a los derechos y deberes de los donantes de semen y/u óvulos. Adicional a ello, los tabúes y la desinformación que existe al respecto, impiden el crecimiento de la oferta genética de sementales criollos.

El proceso de selección de donantes se realiza formato estándar a nivel mundial, con algunas variaciones según necesidades propias de los bancos. En Caracas, según información proporcionada por varias clínicas, el perfil del donante (de semen) criollo debe contar con: una edad comprendida entre 18 y 33 años, probada capacidad intelectual y un semen en excelentes condiciones: 50 millones de espermatozoides por mililitro con una excelente movilidad.

Todo potencial donante debe someterse a una serie de exámenes médicos con, por lo menos, cuatro especialistas: un médico internista, un urólogo, un genetista y un psicólogo. Con el objetivo de impedir las enfermedades de transmisión que se contraen vía sexual o de sangre. Una vez aprobados todos estos estudios, el joven altruista es admitido como donante y cada tres meses, se le aplican nuevamente los mismos estudios serológicos.

Andrés Castro tiene 30 años y desde hace 2 es donante de semen. Empezó por curiosidad, afirma. Luego entendió que la potencialidad de su semen puede representar la felicidad para una pareja, o alguien que quiera tener su hijo, y naturalmente, se vea imposibilitado.

“El proceso mío fue así: un amigo me contó que esto existía, me llamó la atención y llamé a la clínica. Me dijeron que me llegará y fui. La tipa medió la info, y de una me dio un envase recolector, tipo el de orina, para que le dejara la muestra de semen. Pasé a un baño pequeñito donde había una “pantallita” con pornografía barata y bueno… Luego de un mes y pico, me llamaron para que me realizará los exámenes psicológicos y físicos. Ya mis espermatozoides habían demostrado que estaba apto para ser un donante regular pero faltaba verificar que no tenía ningún otro peo. Ah, y que llevara una foto carnet para la ficha médica”.

“Yo dono, o doné, mejor dicho, hasta octubre del año pasado. Lo hice dos veces por semana durante dos años. Me daban en contraprestación 100.000 Bs. Pero yo no hago esto para ganarme unas luquitas que de vaina alcanzan para la gasolina o el estacionamiento, no. Lo hago porque creo, realmente, que contribuyo con la humanidad.

Las provisiones hechas por los donantes deben cumplir dos condiciones:

1) Altruista: los donantes no deben recibir ninguna remuneración por su aporte genético. Sin embargo, todos los bancos de semen en Venezuela ofrecen una compensación económica que está muy lejos a los estándares internacionales.

2) Anónima: el donante no puede saber a quién va su esperma ni la beneficiaria puede saber quién es el proveedor.

“No me interesa saber a quién va mi semen, ojo, eso no quiere decir que sea un irresponsable. Confío en que “mis hijos”, o mejor dicho, los hijos que puedan resultar de esa fecundación, tengan un hogar como el que tuve yo: normal y tranquilo.

“Otro plus que le veo a esto, es la de sentirme que estoy sano y en perfectas condiciones mentales, físicas reproductivas, además que los chequeos son gratis. “¿Si uno regularmente se masturba y desperdicia todo ese milagro que puede representar unos cuantos mililitros de semen, por qué no hacer algo mejor

  • Pin this page
  • Share this on WhatsApp
  • Share this on tumblr
  • 0

comments